Militancia Lomense

          VIDA Y MUERTE DE EVITA
 
 
3 de enero de 1935
Una mujer baja del tren en la estación de Buenos Aires, cita de su destino.
No lleva sino una valija de cartón y cien pesos en la cartera. Nadie la conoce. Nadie la espera. Ni una sola persona.

10 de agosto de 1952
Dos millones de personas, en el sepelio mas alucinante de la historia argentina, se han reunido para despedir a esa mujer. Millares de ofrendas florales, regadas por lagrimas, tapizan el recorrido del féretro montado sobre la cureña de un cañón.

Algo ha tenido que ocurrir en esos diez y siete años.

El destino, en uno de sus insondables arcanos, habia resuelto sacudir las paginas de la historia argentina. Para eso busco una criatura de dulce faz y con el alma en llamas. La había reclamado viva o muerta. Para que tanto viva como muerta comprometiera las pasiones de una nación entera.

He aquí su historia

MILITANCIALOMENSE.GALEON.COM

Juana Ibarguren tuvo dificultades para hacerla inscribir en el registro civil de Los Toldos, aldea cercana a La Union. Su amante, un arrendatario de tierras llamado Juan Duarte, se negaba a admitir la paternidad de la niña, hecho insolito si se tenia en cuenta que antes la habia aceptado de sus cuatro vastagos previos (tres mujeres y un varon) engendrados tambien en Juana.

Luego de asperas discusiones Juana opto por inscribir a la infanta bajo su propio apellido. Ibarguren. La niña se llamaria Eva Maria Ibarguren, a secas, Juan Duarte, ausente en el trance del nacimiento, también lo estuvo en la ceremonia del registro, sin sospechar jamas que merced a ese parvulo a quien negaba su identidad, la suya propia escaparia un dia del mas absoluto anonimato.

Por extraña ironia, no serian identidades las que faltarian a la niña, quien a lo largo de su corta vida adquiriria sucesivamente cuatro nombres diferentes y todavia un quinto, ya muerta.

Juana no estaba en su primera peripecia. Venia del partido de Bragado y era hija de una mujer iletrada de nombre Petrona Nuñez, puestera de Los Toldos (tambien conocido por General Viamonte). Las puesteras eran resabio de esas falanges femeninas que años atras marcharan hacia el desierto tras las huellas de los soldados del general Julio A. Roca. En Francia se las habria llamado "vivandieres", en Mexico "adelitas" y en Bolivia "rabonas". Hembras bravias, prestas a servir como cocineras o concubinas, se transfiguraban cuando era necesario en enfermeras o combatientes indomitas. Petrona era gajo de ese tronco.

Habia afincado en los Toldos hacia 1880, con sus dos hijas Juana y Liberata quienes, al parecer, eran hijas de padres diferentes. Juana llevaba el apellido de su padre, Joaquin Ibarguren, un carretero de origen vasco; se ignoraba el nombre del progenitor de Liberata, quien conservo el apellido Nuñez.

FOTOS DE FUNERAL Y MORGUE
                 CUERPO EMBALSAMADO
EVITA  

 

chatTodas fotos exclusivas

 

                                                            VOLVER